LA FUTUROLOGÍA DE LAS ELITES LIMEÑAS

Durante los últimos meses he observado como la convicción enmarcada en un alto grado de entusiasmo ha logrado levantar una propuesta coherente, pero que hasta hace poco no tenía mucha pegada en las masas, tal como sucedió en las últimas elecciones presidenciales en las que participó Susana Villarán, alcanzando menos del 1%.

Lo cierto es que el tema de las alianzas se convierte en el tema preferido de nuestros más conocidos y desconocidos analistas. No falta una reunión de café donde no se hable del tema y pareciera que todos los análisis apuntan correctamente. Cada cristal de mira logra posicionar un camino posible y tras el buscan el posicionamiento de un sector. No he podido evitar que las conversaciones terminen dirigiéndose siempre hacia lo mismo.

Están los que quieren ganar a como dé lugar y para ello, su análisis, así como su posterior decisión están guiadas por ese norte: ¡GANAR! Ganar puede significar alianzas de diferentes tipos, un ministerio, un viceministerio, una curul. Nuestros analistas no están desprovistos de ese interés, ya vamos viendo como muchos intelectuales que se adhirieron al Nacionalismo abiertamente, incluso con comunicados a página entera en diarios de alta circulación nacional, hoy pretenden presentarse como posibles líderes y aliados de Fuerza Social. Los vaivenes de su discurso no dan la confianza al pueblo para otorgarles una representatividad no que han sabido o no han querido trabajar. Lejos están aquellos tiempos donde los DANMERT, LOPEZ, LYNCH, etc., participaban de las luchas ciudadanas al lado de las masas.

La construcción de una opción descentralista transitará por un camino difícil, donde la política partidaria no puede basarse en alianzas de este tipo (cálculo político), sino por el contrario, en alianzas de carácter programático e ideológico. La propuesta descentralista ha triunfado. Eso se ha demostrado en la fortaleza de los movimientos regionales. La preguntas es ¿estamos preparados para constituir un verdadero frente que recoja las diversas demandas del país expresadas en cada particularidad y a la vez en su pluralidad?

Plantear estrategias de cálculo político solo mostrará poca transparencia y en muchos casos va a significar una traición a los principios que se han planteado desde FUERZA SOCIAL. Hay que seguir trabajando desde abajo y dejar a los Belaunde, Lynch, López, etc. hacer sus sumas y restas.

Entradas populares de este blog

Proscripción Escolar

¿EXISTE LA CASA DE LOS PETIZOS?

Deserción escolar y Trabajo Social